Menores y Privacidad: ¿Cómo proteger los datos de los menores en internet?

En la sociedad de la información en la que vivimos, las niñas y los niños están conectados al internet a cada vez a más temprana edad, lo que puede representar una exposición y riesgo innecesario a su sano desarrollo, al igual que a su privacidad y protección de sus datos personales.

Como adultos estamos acostumbrados a compartir fotos o contenido de los nacimientos, festivales escolares o cumpleaños de los pequeños, sin considerar que esto tiene implicaciones en la privacidad del menor – e incluso podría tener consecuencias negativas en el futuro desarrollo de las niñas y los niños, pues estas publicaciones van generando una huella digital de la cual es imposible tener un control total. Sin embargo, esta no es la única manera en la que la privacidad de los menores puede ponerse en riesgo. Con la emergencia de las nuevas tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT), las aplicaciones educativas de las TIC y la presencia casi permanente del internet en la vida de las personas hoy en día, hay riesgos múltiples.

Los menores son titulares de diversos derechos reconocidos en tratados internacionales, nuestra constitución y las leyes, entre los que se ubican el derecho a la protección de sus datos personales y a la privacidad, y como padres, somos responsables de garantizar este derecho. En el mundo moderno podemos exponer los datos de los menores de maneras muy diversas, no sólo en nuestras redes sociales. Por ejemplo, los juguetes conectados, los dispositivos werables (como los relojes inteligentes), las tabletas o teléfonos inteligentes recolectan información de nuestros hijos -y de nuestra familia, y frecuentemente los adultos lo olvidamos. Con motivo del Día del Niño, te dejamos una serie de mejores prácticas sobre cómo proteger la privacidad de los menores:

En tus redes sociales

Como padre, o adulto en la vida de un menor, debes ser consciente de que tus publicaciones en redes sociales sobre los pequeños deben ser respetuosas de su privacidad. Aquí algunos consejos prácticos.

  • Mantén tus configuraciones de seguridad y privacidad. Configura tus redes sociales -o cuando menos las publicaciones sobre menores, de manera que sólo tus amistades cercanas o familia puedan verlas.
  • Evita usar la geolocalización.
  • Crea un grupo cerrado en redes sociales para compartir contenido sobre tus hijos (en vez de compartirlos con todos tus contactos). Mejor aún, elige algún otro servicio para compartir fotos de manera privada con tus amigos y familiares. 
  • Evita utilizar el nombre de los menores en tus redes. Puedes optar por no compartirlo o utilizar una manera cariñosa de nombrarlo
  • No incluyas información sensible o información que lo haga identificable y ubicable, como el nombre de su escuela, direcciones o letreros sobre lugares donde los menores pasan tiempo considerable.
  • Sé respetuoso de la privacidad de los otros. Si decides compartir fotos de tus pequeños en redes sociales, trata de que no incluyan a otros menores, salvo que cuentes con el consentimiento expreso de sus padres o tutores. Respeta si otros padres o tutores te piden eliminar alguna publicación donde aparezcan sus hijos.
  • Sé un buen modelo a seguir en redes sociales. Independientemente de si tus hijos tienen o no redes sociales, seguramente lo harán en el futuro. Adecua tu comportamiento en línea a uno que ellos puedan seguir.
  • Piensa ¿querrá mi hijo en algunos años ver estas publicaciones sobre ella/él? Al compartir contenido sobre menores estas generando la huella digital que los va a seguir el resto de su vida y esto puede tener efectos nocivos en su futuro.

En Juguetes Conectados

De acuerdo con el Centro de Seguridad en Internet para menores de edad en España, los juguetes conectados (o SmartToys, como también se les conoce) son aquellos que pueden grabar o transmitir imágenes en tiempo real; grabar, reproducir o reconocer la voz para interactuar con el menor; interactuar con una aplicación móvil o navegar o comunicarse a través de internet. Así como estos juguetes proporcionan nuevas funcionalidades para juegos interactivos y aprendizaje, también pueden exponer la privacidad y los datos personales del menor y la familia, por lo que al comprarlos y utilizarlos, es importante buscar que sean seguros y adecuados a la edad del menor.

  • Investiga en internet antes de adquirir cualquier producto, por ejemplo, si es acorde a su edad y desarrollo,  y conoce e interactúa con el juguete antes de darlo al menor. Asegúrate de que tiene medidas de seguridad mínimas como  actualizaciones disponibles, un botón de apagado y, de preferencia, algún tipo de control parental.
  • Configuraciones de seguridad: Asegúrate de que se toman las precauciones necesarias al utilizar las configuraciones de seguridad del juguete. Si el juguete se conecta a otro dispositivo, hacerlo de forma segura; si se conecta al WiFi, asegurar la conexión de WiFi.
  • Cambia las contraseñas y códigos que vienen de fábrica al conectar con otros dispositivos y  mantener el software del juguete actualizado.
  • Al activarlo o crear una cuenta de usuario, trata de dar la menor información sobre ti, tu hijo y tu familia.
  • Apaga el juguete cuando no se esté usando para evitar que siga recogiendo datos.
  • Activa los controles parentales para evitar acceso a otras aplicaciones, compras en línea o incluso limitar el tiempo excesivo con el juguete.
  • Conoce el manual del juguete y las políticas de privacidad del fabricante, en particular cómo ejercer los Derechos de Acceso, rectificación, Cancelación y Oposición (ARCO), sobre la información personal que se recopila.
  • Cuando ya no vayan a usar el dispositivo en tu hogar, elimina la cuenta de usuario.
  • Utiliza el juguete con las niñas y los niños, así como supervisa su actividad. Es importante que aprendan a utilizarlo de manera responsable y que corrijas conductas que pueden suponer un riesgo para su privacidad y la protección de sus datos.
  • Se más cuidadoso si los dispositivos tienen micrófonos, cámaras o rastreadores GPS. Si es el caso, en la medida de lo posible, evita activarlos, asegúrate de que las contraseñas sean extra fuertes y cambia las configuraciones de seguridad para que sean lo menos intrusivas posibles.

En Dispositivos

Los menores reciben cada vez más pequeños sus primeros dispositivos -de acuerdo con la ENDUITH 2017, el 72.2% de la población Mexicana mayor de 6 años utiliza un teléfono celular. Por ello es importante enseñarlos a utilizarlos de manera segura y responsable -así como apropiada a su edad. El Centro de Seguridad en Internet para menores de edad en España recomienda una supervisión progresiva de acuerdo a la edad, de la siguiente manera:

  • Niñas y niños de 3 a 5 años, una supervisión total de las actividades en línea.
  • Niñas y niños de 6 a 9 años, una supervisión estrecha mientras se van ampliando lo usos y las buenas prácticas.
  • Jóvenes adolescentes de 10 a 13 años, deben comenzar a desarrollar habilidades para la toma de decisiones independientes, pero los padres deben seguir muy de cerca sus evoluciones.
  • Adolescentes, 14 años y más, es difícil monitorear las actividades, pero los padres deben asegurarse de que sus rutinas en línea los mantienen seguros.

Por su parte, la Academia Americana de Pediatría ha emitido recomendaciones del tiempo que los menores pueden pasar frente a un dispositivo. A grandes rasgos, recomiendan lo siguiente:

  • Niñas y niños menores de 18 meses: no exponerlos a ninguna pantalla o dispositivo, ni siquiera a la televisión.
  • Niñas y niños entre 2 y 5 años: Una hora de pantalla por día, de preferencia con contenidos de alta calidad y apropiados a su edad, o utilizarlos con frecuencia para videollamadas con familiares que no viven cerca.
  • Niñas y niños de 6 años y más, establecer un limite de tiempo de pantalla que funcione para cada familia, priorizando actividades educativas y un balance con actividades lejos de la pantalla. Se recomienda también establecer actividades sin dispositivos, como la hora de la comida o cena, así como mantener áreas sin dispositivos, como la recámara.

Algunas recomendaciones generales, sin importar la edad del menor son:

  • Utiliza controles parentales y las configuraciones de privacidad. Sin importar las actividades que tu hijo realice en internet, asegúrate de saber cuáles son y como activar los controles parentales, así como llevar a cabo las configuraciones de privacidad que limiten la recolección de información. Activa los controles parentales para las aplicaciones pero también para los dispositivos -la mayoría de los sistemas operativos en los dispositivos tienen modos de control parental.
  • Da preferencia a utilizarlos en modos especiales para niños o utiliza herramientas diseñadas para los niños en vez de las páginas que utilizas tú como adulto.
  • Mantén canales de comunicación abiertos y ayúdale a pensar críticamente sobre lo que encuentra en internet, así como asegúrate de que se sienta cómodo pidiendo tu ayuda cuando algo salga mal.
  • Sigue a tus hijos en redes sociales, aprende a jugar los juegos que le interesan (sin exagerar). Así podrás monitorear sus actividades y platicar con ellos si incurren en prácticas que pongan en riesgo su privacidad o seguridad.
  • Enséñale a tu hijo los aspectos básicos de seguridad digital: desactiva la geolocalización del dispositivo, cubre las cámaras frontales, ayúdalo a mantener el dispositivo actualizado y a usar contraseñas seguras.

En Videojuegos

Los videojuegos conectados a Internet permiten múltiples jugadores y para ello requieren conexión a internet. Esta capacidad representa un reto al cuidado de los datos personales de los jugadores -con frecuencia, menores de edad. Por ello, es importante tener consideraciones de privacidad y protección de datos al utilizarlos.

  • Al elegir el tipo de videojuego, considera los niveles de privacidad. Por ejemplo, un juego en línea puede estar más expuesto a un robo de identidad digital, pero una consola tiene más información sensible al estar asociada con un perfil único. Igualmente, los diferentes tipos de videojuegos tienen diferentes niveles de interacción. Los controles de privacidad varían ampliamente, así que tenlo en cuenta.
  • Al crear la cuenta, da la menor cantidad de información posible; crea una cuenta de correo para los videojuegos de tus hijos (que no esté vinculada con tu cuenta personal o profesional).
  • Evita introducir información financiera en el juego. Si decides que tu hijo puede realizar compras dentro del juego, establezcan un límite de gastos y revisa tus estados de cuenta constantemente para evitar compras no autorizadas o realizadas por alguien más.
  • Utilizar seudónimos. Si es posible, asegúrate de que tu pequeño utiliza un nombre distinto en el juego, que no dé pistas de su identidad real.
  • Conoce el juego -no sólo de que se trata, o los principios básicos, sino juega con ellos, así tendrás claro cómo puede estar expuesta su privacidad y tomar las acciones correctivas correspondientes.
  • Pon reglas sobre la información que puede compartir en el juego: acuerden una lista de información que puede o no puede compartir en el juego, como su edad, el país o ciudad donde vive, su nombre real o correo electrónico.
  • No olvides los básicos, como utilizar contraseñas seguras, revisar las configuraciones de privacidad, activar controles parentales, instalar actualizaciones y mantener el antivirus. Para preservar la privacidad, evita sincronizar el juego con redes sociales u otras plataformas.

En Herramientas digitales de aprendizaje

Las empresas tecnológicas son conscientes de que las niñas y los niños comienzan a utilizar sus productos a edades cada vez más tempranas -y que esto preocupa a los padres, por lo que han comenzado a desarrollar productos especializados en menores, con contenido creado especialmente para ellos y controles parentales más estrictos. Por ejemplo, YouTube lanzó la versión Kids en 2015,  Facebook lanzó hace unos meses una versión de Messanger Kids y Google tiene Kiddle, un buscador para niños, desde 2016. Existe ya una multiplicidad de buscadores y otros productos digitales enfocados en niños, que filtran contenido, protegen la privacidad y permiten la aplicación de controles parentales. Sin duda es preferible que los primeros contactos de los niños con el mundo digital sea a través de productos especializados y apropiados para su edad, sin embargo, tomar precauciones adicionales en materia de su privacidad y protección de datos nunca está de más.

  • Utiliza los controles parentales. A pesar de que estas herramientas están diseñadas para niñas y niños, no son perfectas, por lo que es importante que aprendas a utilizar los controles parentales del servicio que elijas para asegurarte de que estás cómodo con el contenido que tus hijos están viendo.
  • Revisa los controles de privacidad y las políticas de privacidad. No todas las aplicaciones o servicios diseñados para menores tienen los niveles adecuados de privacidad y protección de datos. Revisa sus políticas de privacidad y  elije uno con una política de privacidad con la cual te sientas cómodo y utiliza los controles de privacidad para minimizar la información que compartes con los fabricantes.
  • Da la menor información cuando te registres en los sitios o aplicaciones.
  • Continúa monitoreando la actividad de tus pequeños en línea. Se ha demostrado que estos servicios llegan a tener fallas, por lo que es importante que no dejes de monitorear las actividades que tus hijos realizan y revisar con frecuencia que las configuraciones de seguridad y privacidad no hayan cambiado.

By Cristina Contreras Zamora

Cristina Contreras Zamora es Oficial de Comunicación e Incidencia en la Asociación Civil “Artículo 12” y su programa dedicado a la defensa, promoción y protección de datos personales “SonTusDatos” desde noviembre 2018. Más información sobre Cristina: https://sontusdatos.org/staff/cristina-contreras/. Llave pública GPG: https://sontusdatos.org/contacto/llave-publica-de-cristina-contreras/.

Comentarios (0)

Deja un comentario...